¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

5 ventajas de cometer errores al emprender

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
por / Viernes, 19 enero 2018 / Publicado enEmprendedores

sad-2635043_960_720

Cuando emprendemos, nos fijamos unos objetivos a cumplir sin poder permitirnos cometer el más mínimo error. Una buena filosofía que no siempre resulta tal y como esperamos debido a los contratiempos o nuestra simple condición humana. Por suerte, estas 5 ventajas de cometer errores al emprender pueden ayudarte a encontrar en los fallos la mejor de las respuestas.

Aprender

De los errores siempre se aprende. Una persona puede dar por hecho que el procedimiento para alcanzar un objetivo es el que ella misma aplica, si bien a veces nada está escrito en lo que se refiere a emprendimiento. Equivocarse supone analizar qué hiciste mal, encontrar la solución, medir el tiempo y reinventar la estrategia inicial hacia nuevos y prometedores caminos. O a veces, simplemente, para darnos cuenta que quizás toque empezar de 0 sin que ello tenga por qué suponer el fin del mundo.

Mayor autocrítica

Cuando cometemos errores, los analizamos y decidimos cambiar nos volvemos mucho más críticos con nosotros de forma automática. Una buena fortaleza a la hora de medir mucho mejor los próximos pasos y no dejarse seducir por ciertas ideas que pueden lastrar nuestra trayectoria. Conocerás tus puntos fuertes y aquellos más débiles aprendiendo a potenciar los más positivos.

Realismo

En el mundo existen personas que creen no poder permitirse cometer ningún fallo. Son puro hierro y nada se escapa a su visión, pero como bien comentaba en la introducción, todos somos humanos y especialmente en situaciones impredecibles como la del emprendimiento, aceptar que nos hemos equivocado ensalza aún más nuestra humildad, mostrándonos como personas reales en un mundo en el que todo puede pasar sin que podamos mantener el control de la situación.

Algo mejor

Si no sucede, es porque no debía ser así. Una frase quizás algo mística pero a la que debemos obedecer cuando las cosas no marcharon cómo nosotros esperábamos. Ver los errores como una forma de hacer las cosas mejor se convierte, desde el primer momento, en la mejor filosofía para tomar fuerzas e ir por el camino correcto una vez hemos reconocido nuestros puntos débiles. Y sí, todo será mejor. Siempre lo es.

Dar ejemplo

Cometer errores y solventarlos se convierte en la mejor forma de dar ejemplo al resto. Steve Jobs, por ejemplo, se equivocó muchas veces y llegó a triunfar tras varios prototipos rechazados y productos que no superaron las ventas estimadas. Lo mejor de todo fue que el propio Jobs dio a conocer este aspecto, demostrando que a pesar del éxito, también hubo épocas en las que no todo fue un camino de rosas.

Etiquetado bajo: ,
SUBIR